Menu

DORMIR CON LOS TIBURONES

dscn0690 fileminimizerEl pasado jueves 8 de mayo, los alumnos, alumnas y tutores de 4º de primaria, fuimos  a Valencia para disfrutar de una experiencia inolvidable:DORMIR CON TIBURONES.

El madrugón mereció la pena, porque a las 6:45 allí estaban, en el colegio, todos los niños y niñas con sus mochilas, maletas, sacos de dormir, etc, ¡Que solo era una noche!

Llegamos a Valencia sin contratiempos y después de dejar las maletas, comimos y disfrutamos del Museo de Ciencias. Se podía tocar casi todo, así que fue muy interesante. Después en el Hemisféric vimos 2 películas en 3D.

A las 20:00 horas cerraban el Oceanográfic, algo curioso, ya que todo el mundo salía y nosotros entrábamos. ¡Todo para nosotros!.

Mención especial para los monitores, cocineros, camareros y demás personal, que nos trataron muy bien durante toda nuestra estancia.

Después de cenar como marqueses, comenzó la gymkhana nocturna por el Oceanográfic, 6 grupos que tenían que encontrar pistas, animales, palabras secretas … cada uno con su linterna, porque eran las diez y media de la noche. Recordaré toda mi vida la sensación de entrar en la zona del Ártico, totalmente oscura y escuchar como respiraban y chapoteaban las morsas y las belugas. INCREÍBLE.dscn0695 fileminimizer

Después de todo esto, aún quedaba el plato fuerte, DORMIR CON LOS TIBURONES, así que nos instalamos en el túnel de los tiburones y a “dormir”.

Indescriptible despertarte a las tantas y verte rodeado de tiburones, peces luna, mantas, rayas, peces sierra, …  y todo con una luz de luna que hacía del lugar, algo inigualable.

Algún niño nos dijo que se había dormido sobre las tres y media de la mañana, je je.

Por la mañana, desayuno de reyes y visita al Oeanográfic como el resto de los mortales, de día.

Antes de partir rumbo a nuestro Cole, disfrutamos de unas gigantes  y riquísimas pizzas que nos trajeron hasta la puerta.

Viaje de vuelta lleno de recuerdos, anécdotas y alguna “peli” para descansar.

Casi sobre el horario previsto llegamos y fue ahí cuando empezamos a contar a todo el mundo, el viaje tan maravilloso y tan lleno de buenas y bonitas experiencias que habíamos vivido.