Menu

VISITA AL MUSEO 2º BACHILLERATO

El pasado sábado 11 de enero de 2014 fue para muchos el día en que más pronto nos despertamos en los fines de semana que llevábamos de año.

la foto 2Tras conseguir reunirnos todos a las 11:30 am, y después de algún pequeño y típico problema, como el de confundir la Puerta de Goya con la calle Goya, los alumnos de Historia del Arte del colegio Monte Tabor nos dispusimos a entrar en uno de los museos más importantes del mundo, con May Vila ostentando orgullosa su pegatina de guía.

Tras una primera vista a los frescos de San Baudelio de Berlanga y Maderuelos, donde sacamos a relucir lo recordado del anterior examen del Románico, pasamos rápidamente al Gótico, con sus delicadas figuras y sus imponentes retablos dorados.

Pero todo se quedó en nada al toparnos de frente con el Descendimiento de Van Der Weyden. Durante largos minutos dejamos todos pasear nuestros ojos como platos por esas telas, esos detalles minuciosos, esas expresiones de dolor contenido o incontenible. “Mira el pie”, “fíjate en el abrigo”, “¿has visto las lágrimas?” era todo lo que se oía en murmullos.

Al impresionante óleo flamenco le siguieron varios, como los de El Bosco y Fra Angélico entre otros, y todos ellos acompañados de las explicaciones aceleradas pero llenas de entusiasmo de May, que intentaba ocultar sin éxito la pegatina en la que aparecía la hora en la que supuestamente debía finalizar nuestra visita al Museo.

Cuando al fin salimos, con la vista saciada pero el estómago vacío, nos desplazamos hasta Plaza Castilla para disfrutar de una divertida comida en “The Knight Squire”, con su Harley Davidson y sus famosas firmas en el techo. En el mítico local de Madrid y con una sabrosa hamburguesa entre pecho y espalda, dimos fin a nuestra visita al Museo del Prado, que esperemos dé su fruto en el examen que nos espera.