Menu

GANADORES CONCURSO BELENES POZUELO DE ALARCÓN

 

img 5723Es ya una tradición en Secundaria la participación en el concurso de belenes del ayuntamiento. Cada año supone un reto imaginar un belén original, no sólo para sorprender al jurado, sino para enlazar con la vida del colegio.

Para ello buscamos inspiración en el lema del curso escolar o en el tema de la Semana Cultural, algo con lo que los alumnos puedan encontrar conexiones, llenar de contenido. Y por otro lado, intentamos sorprender y motivar a nuestros alumnos, ofreciéndoles herramientas de expresión diferentes, asequibles y, sobretodo, la belleza del trabajo en equipo.

Sin conocer el fallo del jurado, que tendrá lugar el jueves 17 de diciembre, nosotras podemos decir que estamos satisfechas con el resultado de tanto esfuerzo. Felicitamos a nuestros alumnos, que no dejan de sorprendernos y esperamos que os guste.

Belén Cervantino

Elena Lago

(Elaborado por los alumnos de 1º y 4º de ESO)

En este curso escolar, en el que celebraremos el IV centenario de la muerte de nuestro gran escritor Miguel de Cervantes Saavedra, hemos querido rendir un homenaje especial a esta gran figura de la literatura universal. Por ello, nuestra representación de la Natividad está ambientada en la biblioteca escolar, formando la escenografía a base de libros que conforman el relieve. Lo hemos articulado en cuatro escenas habituales – a saber: nacimiento, anunciación de los pastores, castillo de Herodes y aldea de Belén-, añadiendo una escena desacostumbrada como guiño al personaje que convierte a Cervantes en referencia universal: Don Quijote de la Mancha.img 5725

El material base es el papel, papel impreso, papel escrito. Las figuras están modeladas en alambre y cubiertas en parte o en todo por papel de periódico. Algunos fondos están dibujados, de forma plana, en contorno, intentando no hacer resaltar el dibujo por encima del conjunto.

No podía faltar la presencia de un ejemplar de la Biblia, el libro donde está contenida la esencia de nuestra fe:

 

“Tanto amó Dios al mundo,

que envió a su Hijo unigénito,

para que todo el que cree en Él no se pierda,

sino que tenga vida eterna”. (Jn, 3,16)